Unión Deportiva Salamanca: valores y principios

Publicado: 2 junio, 2013 en Salamanca
Etiquetas:, ,

Mi historia como abonado de la UDS comenzó a principios de los años 90, en una vieja oficina de la calle Toro hoy ocupada por una conocida multinacional de la moda. Para los que conozcan bien la trayectoria de la Unión, sobra decir que no pude tener más suerte: haber disfrutado en las gradas de la segunda etapa dorada del club es algo que no tiene precio. Tampoco lo tiene aprender para siempre una grandísima lección sobre el deporte y también sobre la vida: el trabajo, la humildad, el compañerismo y el esfuerzo están por encima del dinero, la superficialidad o las modas pasajeras. Eso me lo enseñó aquel equipo de Lillo formado por verdaderos amigos, que suplía las carencias económicas con una ilusión tan grande que no cabía en El Helmántico. Así, un puñado de desconocidos liderados por un jovencito idealista de pelo rizado y palabra fácil, jugaron como los ángeles dando lo mejor de si mismos sin renunciar nunca a sus principios, y se ganaron por méritos propios una plaza en la elite del fútbol español.

Cuando recuerdo aquellas temporadas, me invade una tremenda sensación de orgullo: el equipo de mi tierra atesoraba unos valores tan auténticos que era imposible no admirarlo. Ni siquiera un descenso pudo con el enorme agradecimiento que los aficionados sentíamos por aquellos héroes: éramos conscientes de las experiencias que aquel conjunto, aquellas ideas y aquellos valores nos habían regalado. Solo el trabajo en equipo y el afán de superación lo hicieron posible, pero no se terminó ahí: ¿quién no recuerda el esfuerzo hasta la extenuación de Giovanella, el alma de Quique Martín defendiendo nuestro escudo, la trayectoria de Tomás desde la cantera a la capitanía? Ascensos y descensos, desplazamientos, alegrías y decepciones, la procesión dominical por la carretera de Zamora, el fantástico empujón de las peñas en los últimos años… En una palabra: historia. Casi un siglo de leyenda, de valores, de salmantinismo, de identidad, de un precioso estadio Helmántico propio -para bien y para mal-, herencia de una de las instituciones más longevas de nuestra provincia.

En la distancia, este club me hace sentir cerca de Salamanca: todos a mi alrededor saben de dónde soy y a qué equipo seguiría hasta la muerte. La ilógica de la pasión y los sentimientos (¿en qué, si no, consiste ser aficionado de un equipo?), junto al debido respeto que merece la historia, me hicieron comprender que yo aplaudía las carreras de Vellisca gracias a las paradas de D’Alessandro, que los goles de Pauleta fueron posibles por los despejes de Huerta, que los desmarques de Miku dependieron de que los regates de Dámaso hicieran en su día grande a la Unión, tanto como lo es ahora. Y ahí aparece el problema: el deporte -entendido como suma de valores y puro espíritu deportivo- está siendo devorado por los intereses económicos, justo los que aprendí (porque la Unión me lo enseñó) que están por debajo de otros principios muchísimo más importantes.

BLpyi-iCEAAUBCe

La eterna lucha entre ser práctico y defender unos ideales ha llegado a la UDS. Personalmente lo tengo muy claro: no puedo resistirme, soy un “romántico”. Si se estropease el reloj que me regaló mi abuelo cuando yo era un niño, lo llevaría a arreglar aunque saliese más caro que uno nuevo. Si mi grupo de música favorito se disolviese, me parecería repugnante que alguien lo suplantase aprovechándose de su trayectoria y reputación para vender nuevos discos bajo el argumento “pero así seguimos teniendo música”. De igual forma, me encolerizaría si alguien demoliese la fachada de la Universidad para levantar una “copia exacta” unos metros más allá, por muchos beneficios que un aparcamiento subterráneo diera a la ciudad: el valor de las cosas no solo está en su precio. No se puede explicar el sinsentido de saber que seguirías apoyando a tu equipo aunque descendiese a Provincial y que, si es refundado, te produzca el mismo apego que cualquier otro club extranjero.

Como maestro tampoco puedo dejar de pensar sobre lo que aprendería de todo esto un niño con su recién estrenado carnet del equipo de su tierra. Vería con sus propios ojos cómo el dinero puede comprar el esfuerzo y el prestigio; cómo es posible evitar las consecuencias de tus malos actos si tienes unos billetes en el bolsillo; cómo lo auténtico puede ser sustituido a golpe de talón; que todo está bien mientras dé beneficios. Soy consciente de que el fútbol moderno está esclavizado por la rentabilidad, pero si algo mantiene con vida a los equipos modestos como el nuestro son sus valores y principios: si los 90 años de historia de la Unión son subastados, muchos perderemos el orgullo y la pasión por el equipo. ¿Quiénes sostienen a un club en los peores momentos, si no son sus aficionados más incondicionales?

Por todo lo anterior estoy en contra de la refundación. Si la UDS no es viable -y se me forma un nudo en la garganta cuando escribo esto-, ruego para ella una muerte digna. Siento ser un idealista y no usar las matemáticas antes que los sentimientos, pero prefiero que la Unión desaparezca antes de que nadie mancille su nombre y su escudo. Por favor, que nadie me pida que sea práctico ni que utilice la lógica para defender la continuidad del fútbol en Salamanca: si yo hubiera sido razonable, no habría pasado cientos de domingos en un campo con temperaturas bajo cero, recorrido miles de kilómetros por todo el país siguiendo a mi equipo, sentido El Helmántico como mi segunda casa, llorado decepciones y alegrías desbordado por la emoción, dedicado tanto tiempo y esfuerzo solo por la pasión irracional que significa ser aficionado de un club. El mío es la Unión, a la que le debo muchos de los valores que ahora defiendo y me hacen ser como soy. ¿Cómo no te voy a querer, solo y siempre a ti, que eres parte de mi vida?

Anuncios
comentarios
  1. Anónimo dice:

    Me ha conmovido el texto. Otro unionista romántico a este lado de la pantalla.

  2. Sando dice:

    Simplemente impresionante, me he emocionado, has plasmado lo que muchos sentimos en esta situación y no comprendemos como otros pueden verlo tan natural. Un abrazo y grandioso.

  3. Alberto dice:

    Impresionante. No tengo palabras. Deberían leerlo todos y cada uno de los unionistas y salmantinos.

  4. Ángel MF dice:

    Maravilloso, me encantó…y me uno a su contenido palabra por palabra…Un saludo desde “MI Grada Vieja”…

  5. Antonio dice:

    Que gran texto. Refleja los sentimientos de los unionistas de verdad y más aún de los que estamos fuera pero hacemos km para ver a nuestro equipo por que es nuestro y es el único, fuera imitaciones. HALA UNION

  6. J dice:

    Yo soy otro exiliado de Salamanca que vive en otra ciudad por razones laborales. Soy socio de la Unión desde hace 26 temporadas y voy cada fin de semana que puedeo a ver a mi equipo ( digo esto pq me siento tan Unionista como el que más). Comparto tus sentimientos por nuestra UDS, pero creo( y espero no ofender a nadie) que no es comparable los temas económicos, con los temas sentimentales.
    Yo pienso ( y espero no equivocarme) que este barco aun se puede salvar del hundimiento. Lo podemos llevar a un Astillero y repararlo. Lo pintaremos de color rojo, pero seguirá siendo el mismo barco. Eso entiendo yo con la refundación. Es un complejo entramando Societario y Financiero que harán que cambie de “color” nuestro equipo, y el nombre de la Sociedad, pero por lo demás seguirá (espero…) siendo nuestra UDS de toda la vida y seguira representando el nombre de una gran ciudad como es la nuestra. Prefiero ese barco parcheado y cambiado de color, pero navegando, a que nuestro club se hunda desaparezca.
    Al final ( mas que nos pese) vivimos nuevos tiempos en el futbol de hoy, a los que te adaptas o mueres y creo que debemos ser agradecidos de que alguien todavía busque una solución viable y quiera ser capitan de un barco “herido” y “desahuciado” por todos y que algún día volvamos a ver futbol al gran nivel que nuestra ciudad se merece.
    Ahora y siempre : HALA UNION !!!!

    • Gracias por dar tu opinión, J. Creo que entiendo tu punto de vista, aunque obviamente no lo comparta. Aciertas cuando dices que el dinero no es comparable al sentimiento, y ahí es donde surge el debate: las preferencias individuales dependen del valor que cada persona le dé a una cosa u otra. Podríamos tirarnos meses defendiendo cada uno su postura, pero sería en balde… y quizá ninguno lograse nunca convencer al otro.

      Como ponía en el texto, me resisto a adaptarme todavía. No sé qué pasará cuando pasen los años, pero hoy por hoy no tengo remedio y me puede el idealismo. Cuestión de gustos.

      Ahora y siempre ¡Hala Unión!, amigo exiliado. Un saludo.

  7. Muchas gracias a todos por vuestros comentarios. En una situación tan triste como esta, saber que muchos compartimos los mismos sentimientos la hace más llevadera: otro tanto para nuestra Unión.

  8. Jokin dice:

    .simplemente GRANDE, ese es el sentir de la mayoria de los Unionistas

  9. Juanjo dice:

    Espectacular. Yo también, por edad, soy de los que empezó en 1990 a seguir a la Unión. Y de los que disfruté con el equipo de Lillo y los valores que aqui se explican. Todo es posible en deporte cuando se aúna esfuerzo y humildad. Y si todo se va a la mierda, lo sentiré por la gente que ahora tiene 18 años, está siguiendo a la Unión desde hace 3-4 años y no ha visto ni disfrutado como lo he hecho yo. Aquel Helmántico el último partido de liga de la 95-96, descendidos desde hace varias jornadas y gritando a nuestros héroes, a los Vellisca, Barbará, Rodolfo, Josema que salieran a saludar al grito de “si no salen, no nos vamos”, más de 6000 personas media hora finalizado el partido. Y yo llorando de emoción. El que no entienda esto y defienda (no la refundación que es una falacia), sino la desaparición e inventar algo nuevo suplantando a nuestra Unión, que se vaya del pueblo.

  10. […] Unión Deportiva Salamanca: valores y principios […]

  11. Anónimo dice:

    Me acuerdo del si no salen no nos vamos y las caras de los aficionados del Sporting, pensando que estabamos locos, ¿Locos? si, pero por la Unión, Hala Unión, ante todo y siempre, nadie sabe lo que va a pasar después de la refundación, yo pienso que el apoyo va a ser bastante menor, pero se verá.

  12. El “si no salen no nos vamos” fue un momento histórico, para mí de los más bonitos que recuerdo en el mundo del deporte. Eso, y muchísimo más, representa la Unión para Salamanca. Como dice Ángel desde su grada vieja, “cómo me gustaría que siguieses viva”.

  13. Enrique Díaz dice:

    Soy Enrique Díaz. Muchos ánimos a toda la afición de la Unión en estos duros momentos de parte de un cadista, amante de la historia de todos los clubs.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s